El ahorro energético de los paneles calefactores de bajo consumo

Cuando nos planteamos un sistema de calefacción ideal, algún cambio en el sistema de nuestra vivienda o si nos toca adquirir algún elemento calefactor nuevo, las preocupaciones de todo usuario suelen ser las mismas: conseguir una calefacción que caliente bien y gaste poco. ¿La cuadratura del círculo? Los calefactores de bajo consumo son a día de hoy el oscuro objeto de deseo de todos nosotros.

Y, sin embargo, las condiciones de cada consumidor son distintas; unos vivimos en bloques de pisos y otros en casas unifamiliares; algunos tenemos viviendas grandes y otros, más pequeñas. El clima de puertas afuera no es el mismo para todos, como no lo son los materiales de construcción y aislamiento en cada caso. Así, cabe esperar que en cada situación sea recomendable un tipo distinto de calefacción.

En realidad, cuando pensamos en un sistema de calefacción eficiente o con una buena relación calidad precio, lo que tenemos que valorar es el consumo energético del sistema (la energía, y por lo tanto dinero, que gasta) en función de su capacidad calorífica. Es decir, no es la factura en lo que hay que fijarse, que también, sino en intentar calentar un espacio determinado con el mínimo de energía posible. Eso es el ahorro energético.

Hacia el ahorro energético

Así, muchas personas buscan calefactores que gasten poco o un “sistema de calefacción ecológico”, sea eso lo que sea. No van desencaminados, pero no terminan de acertar. Si quieres saber más, en este blog ya hemos hablado de la eficiencia energética en cuanto a calefacción se refiere y de los sistemas de calefacción con un menor impacto medioambiental.

Demos por supuesto que lo que no queremos es pasar frío y en ese sentido no estamos dispuestos a “ahorrar”. Así, lo que en realidad debemos buscar son calefactores que nos supongan un ahorro energético respecto a nuestro sistema anterior. O sea, que nos interesa un sistema que, calentando igual, nos haga gastar 100 euros en lugar de 200 mensuales.

¿Existe el panel calefactor de bajo consumo definitivo?

La respuesta es un rotundo no. Como decíamos al principio, cada caso es un mundo. No se puede comparar un chalet en Huesca en noviembre con un piso en Cádiz en enero. Cada sistema tiene sus pros y sus contras. Lo que sí debemos tener en cuenta es un par o tres de principios generales:

  • Una buena forma de evitar gastos excesivos es mantener un consumo regular.
  • Uno de los principales enemigos del ahorro energético son los picos de frío; merece la pena ayudarnos de sistemas alternativos de probada eficiencia energética.
  • La energía empleada (electricidad, gas, leña…) es menos importante que hacer un uso racional de la calefacción. Aquí, los mandamientos básicos.

Desde aquí os animamos a seguir buscando el sistema de calefacción que más se adapte a vuestras necesidades o el panel calefactor de bajo consumo que sea el complemento definitivo para mantener un buen nivel de ahorro energético en los momentos más fríos del año.

2019-02-08T11:02:45+00:00 8 febrero 2019|

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.